La arquitectura tiene miles de años y por eso sigue siendo fascinante el misterio de cómo construyeron las pirámides de Egipto, aunque al parecer ya existen indicios de cómo fue el mecanismo para trasladarlas al área donde fueron construidas.


Sin la tecnología de la que gozamos actualmente con toda la gran gama de montacargas y las impresionantes grúas torres que usan en edificios o rascacielos, los egipcios se las arreglaron con métodos sencillos donde se mezclaba el ingenio y la fuerza

.

Según un reporte del sitio web de la BBC de Londres, una investigación hecha por físicos de la Fundación para la Investigación Fundamental sobre la Materia (FOM) y de la Universidad de Amsterdam, llegaron a la conclusión que los egipcios usaron un trineo y agua para trasladar sobre la arena las pesadas rocas y monumentos.


Detalla BBC: “usaban un truco simple y efectivo para facilitar el paso de los pesados trineos de madera cargados con piedras: humedecer la arena por la que se deslizaban. Al usar la cantidad adecuada de agua, podrían reducir a la mitad el número de obreros necesarios para arrastrar los trineos”.


Se demostró experimentalmente que la fricción deslizante sobre arena reduce enormemente al añadir un poco de agua.


En una pintura de una de las paredes en la tumba de Djehutihotep, quien fuera jefe de una de las regiones del Alto Egipto, durante los reinados de Amenemhat II, Sesostris II y Sesostris III, se muestra con claridad a una persona parada en la parte delantera del trineo arrojando agua sobre la arena.


Ahora la interrogante es: ¿cómo le hicieron para ir subiendo las pesadas piedras hasta darle la forma de una pirámide?