Tras construirse un edificio, lo más importante ahora será darle el mantenimiento, con las medidas adecuadas para la conservación de la obra.


Toda obra necesita tareas de conservación,  que son indispensables para un edificio se mantenga igual por muchos años, tal como el primer día que se construyó.


Para lograr lo anterior, es necesario detectar los materiales y la calidad con la que fue construido el edificio, por ejemplo, en el caso del concreto, cuando se presentan manchas debido a la exposición de cambios ambientales  o a la contaminación atmosférica, hay que detectar el método por el cual deben ser removidas.


Algunos métodos de limpieza de concreto son los siguientes:


Limpieza con rociado de agua: se usa agua para eliminar agentes contaminantes en la superficie, con un rociado que se aplica de arriba hacia abajo. Con el exceso del líquido y por gravedad, la limpieza se hará uniforme, quitando polvo y desechos residuales.


Limpieza con chorros abrasivos: método para tratar las superficies degastadas por deterioro o por suciedad, penetrando en superficies irregulares, rincones y perforaciones.


Limpieza química: se efectúa a base de limpiadores químicos mezclados en agua para distintos tipos de concreto, los cuales contienen componentes orgánicos llamados “agentes activos de superficie” que actúan como detergentes.


Limpieza con llamas: se trabaja con un soplete “multillama” encima de la superficie del concreto a temperatura muy alta, generando que  la capa superficial del concreto se descascare, removiendo sustancias como aceite, pintura y suciedad.


Limpieza mecánica: se efectúa con equipos capaces de soltar y remover la suciedad del concreto, como aplanadoras, recortadoras, cortadoras, desbastadoras, esmeriladoras, rascadores o limpiadores.


Limpíeza con abrasivos metálicos: se usa un equipo portátil de abrasión que limpia superficies horizontales o ligeramente inclinadas.


Limpíeza con vapor: el agua bombeada a una caldera se convierte en vapor, el  cual se dirige en chorro al concreto, a veces hay que apoyar este método con cepillos y materiales abrasivos para remover toda la suciedad.


Estos son solo algunas de las medidas que se realizan para la conservación del concreto en las obras de construcción.