No solo los techos deben impermeabilizarse, las paredes exteriores también sufren humedad, que a la larga pueden afectar tu construcción sino tomas las medidas pertinentes.


Debemos comenzar con lavar todo el hongo y las partes verdes que hayan quedado de la humedad, por lo cual se recomienda lavar a presión, ya sea con una hidrolavadora o un cepillado manual, dependiendo del tamaño de la propiedad. Obviamente se debe dejar que se seque tras el intenso lavado.


En caso de existir fisuras y grietas, menores a 1 mm, pueden ser cubiertas con el impermeabilizante y la pintura, en caso de ser más grandes si necesitarás que contratar a un albañil para que resane.


En caso de pinturas viejas o que estén flojas, eliminarlas totalmente hasta dejar una superficie firme.


Luego de este trabajo, aplicar el impermeabilizante, puedes aplicar hasta dos manos. También la pintura elastomérica es adecuada, ya que genera resistencia y esconde las grietas del concreto.


Se recomienda aplicar no menos de 0.30 kg de pintura elastomérica por cada m2 de pared, en no menos de dos capas.


Con este procedimiento damos una impermeabilización perfecta a las paredes del edificio o casa.